Leyes y seguro médico en USA

Condiciones laborales en USA

Las leyes norteamericanas son en general menos protectoras con el trabajador que en los países europeos. Preservar la vida privada frente al trabajo no parece ser prioritario. Para los estadounidenses el tiempo es dinero y en ocasiones la máxima de trabajar para vivir se convierte en vivir para trabajar.

No obstante, existen regulaciones contra la discriminación en el puesto de trabajo. El organismo encargado de velar por los derechos del trabajados es la Equal Employment Opportunity Comission. Puedes visitarlo en la siguiente web:

http://www.eeoc.gov/

Veamos a continuación diferentes aspectos de las leyes y seguro médico en USA.

Contrato de trabajo

Un contracto de trabajo en los Estados Unidos incluye los siguientes puntos:

  • Duración del contrato (inicio y culminación)
  • Condiciones de contratación,
  • Horario de trabajo
  • Salario
  • Vacaciones
  • indemnización en caso de accidente de trabajo

Las clases de contrato se distinguen en función de su duración. Aquellos que especifican una duración determinada son los contratos temporales (fixed-term contracts), consignan una fecha de cese, generalmente por el fin de una obra o servicio. Una clase particular de contrato son los estacionales (seasonal contract), que son vigentes cada año durante unos meses en concreto; estos contratos suelen estar relacionados con la agricultura, la hostelería o profesiones relacionadas con el turismo.

Por último están los contratos indefinidos (permanent contracts). La diferencia respecto a los temporales, es que no hay una fecha concreta de finalización. Es decir, no sabes cuando te van a despedir, y a diferencia de Europa, los despidos no conllevan una indemnización.  La ventaja es que también tú puedes marcharte cuando quieras.

No obstante, se considera correcto, tanto por la parte del empresario como por la del trabajador, avisar con dos semanas de antelación.

Salario

 

El salario medio en los Estados Unidos es de 47.000$ al año, lo cual representa unos 3100 € al mes aproximadamente.  No obstante, es un país con mayores diferencias salariales y económicas que la mayor parte de los estados europeos.

Cada estado, de manera particular, fija un salario mínimo interprofesional, que en la mayor parte de los casos asciende a 7,25$ la hora, es decir, unos  5,75 €/hora.

En la siguiente web del gobierno puedes consultar los salarios mínimos reconocidos en cada estado:

http://www.dol.gov/whd/minwage/america.htm

Horario y vacaciones

Para un contrato Full Time, se suelen trabajar 40 horas semanales de media. Sin embargo, muchos trabajadores pueden ver incrementado ese tiempo de trabajo conforme transcurren los años y van asumiendo responsabilidades en la empresa. Se estima que un tercio de los estadounidenses trabajan más de 40 horas semanales.

En el caso de los contratos Part Time, el máximo legal son 30 horas a la semana. Por encima de ese límite el contrato debe ser Full Time.

El tiempo de trabajo suele ser de 9 de la mañana a las 18 de la tarde, y de lunes a viernes.

Las vacaciones del sueño americano son una leve cabezadita en comparación con la larga siesta que disfrutamos en buena parte del mundo. Las leyes laborales tampoco regulan el tiempo de vacaciones, de manera que son las empresas las que deciden al respecto. En líneas generales, se trata de vacaciones progresivas, que se van incrementando a medida que permanecemos en una misma empresa.

En el primer año en una empresa, un trabajador suele disfrutar de 9 días de vacaciones pagadas al año. Este número se va incrementando en uno o dos días al año, de manera que puedes tardar una década o dos en disfrutar de unas vacaciones europeas.

A parte de las vacaciones, están los días festivos tradicionales (navidad, thanksgivin day, independence day...). Tampoco existe una regulación estricta sobre días festivos a nivel nacional, y son las empresas las que deciden que días libran sus trabajadores. No obstante, en la mayor parte de los empleos se observan 7 u 8 días festivos al año, que cuentan a parte del periodo de vacaciones.

Asimsimo, se estima que uno de cada cuatro trabajadores no disfrutan de vacaciones pagadas en los Estados Unidos.

Impuestos en USA

Los estadounidenses pagan impuestos sobre la renta (Payroll check), sobre la propiedad (Property taxes) y sobre el consumo (Sales taxes).

  • Payroll taxes: el gobierno, tanto el federal como el del estado, retienen el 15,3% del salario que percibe el trabajador, hasta un máximo de 110.000$ al año (en 2012). Dicha retención la realizan de forma combinada el empresario y el empleado; es decir, cada uno abona la mitad del impuesto. Están exentos de pagar este impuesto aquellos trabajadores que ganen menos de 3800$ al año (en 2012). Así pues, las payroll taxes se desglosan de la siguiente manera:
    • 6,2% que abona el empresario a la Seguridad Social.   
    • 1,45% que abona el empresario a Medicare (el servicio nacional de salud).
    • 6,2% que tributa el empleado a la seguridad social.    
    • 1,45% del sueldo del empleado a Medicare.
  • Property taxes: este impuesto lo aplica el gobierno local (municipal o del condado) sobre tus propiedades. Su cuantía varía sustancialmente de unos lugares a otros, pero normalmente oscila entre el 0.4% y el 2% del valor de tu propiedad. Con él se pagan servicios locales, como son las escuelas, la policía, bomberos, etc...
  • Sales taxes:  el IVA norteamericano, es establecido por los gobiernos de cada estado. En ocasiones éste delega el cobro del impuesto en los gobiernos locales, por lo que no podemos hablar de un IVA fijo que afecte al conjunto de la nación. La situación es muy diferente entre unos estados y otros; por ejemplo, Alaska, Delaware o Montana no tienen establecido ningún tipo oficial, aunque luego lo apliquen sobre determinados productos. Los Sales Taxes más elevados rondan el 7%, en estados como California, New Jersey o Indiana.

El sistema sanitario de USA

La atención sanitaria en Estados Unidos tiene dos características fundamentales:

  • Tanto el personal como los recursos técnicos son de primera categoría.
  • La atención no es gratuita. De hecho, se estima que el 15% de la población, unos 45 millones, carecen de cobertura sanitaria.

Esto significa que, entre todos los países desarrollados, Estados Unidos es el que tiene un mayor gasto sanitario, y a la vez, el que menos cobertura sanitaria ofrece a su población.

Normalmente los norteamericanos contratan un seguro médico que les cubrirá, al menos en parte, el coste de la atención médica y los tratamientos. Así, los cuidados médicos que reciben se facturan directamente a su compañía de seguros, y ésta los abona en función de la póliza que tengan contratada. Con frecuencia las pólizas cubren sólo una parte de los gastos y los pacientes tienen que abonar el resto. A este sistema se le llama co-payment (copago). 

Muchos empleadores incluyen un seguro médico entre los beneficios que ofrecen a sus trabajadores. Un 55% de los norteamericanos reciben atención sanitaria por esta vía. En estos casos, el empleador puede pagar una prima que cubra la totalidad o una parte del seguro. A esta prima se le llama insurance premium.

Es importante, si piensas instalarte en Estados Unidos, que contrates un seguro médico si es posible antes de ir. Si tienes un problema de salud sin poseer cobertura sanitaria puedes acabar endeudado de por vida. Cada año 15.000 familias norteamericanas hipotecan su casa para pagar un tratamiento médico.

De todos modos, las leyes federales obligan a la mayoría de los hospitales a prestar atención de urgencias, aun cuando el paciente no pueda pagarla. Pero también en este

Asimismo, existen recursos sanitarios de bajo coste, dirigidos a la población con menos posibildades. Cada ciudad cuenta con alguna clínica que ofrece atención sanitaria básica y de urgencias a un precio muy económico. En la siguiente web puedes consultar los servicios de salud más próximos a tu zona: http://ask.hrsa.gov/

El gobierno federal ofrece dos programas para la asistencia de los colectivos más vulnerables:

  • Medicare: está orientado a mayores de 65 años jubilados y a personas con discapacidad. Este programa cubre la atención médica, pero no los gastos farmacéuticos, aunque ofrece tarjetas de descuento para la compra de medicamentos. Existen dos níveles en este programa; Medicare A, que cubre los gastos hospitalarios, y Medicare B, que ayuda a cubrir los gastos de consulta externa.
  • Medicaid: es un programa destinado a personas con muy bajos recursos. La gestión es estatal, por lo que en cada estado varían los requisitos para acogerse a él. Por lo general, puedes acogerte a él si llevas más de 5 años viviendo en los Estados Unidos. También te puedes beneficar de él si estás embarazada o si tienes hijos con discapacidad.
  • SCHIP: el State Children's Health Insurance Program ofrece cobertura sanitaria a los hijos de aquellas familias que no reúnen los requisitos de acceso a Medicaid, pero tampoco pueden costearse un seguro privado.

Puedes informarte más sobre estos programas en la siguiente web: http://www.cms.gov/

De todos modos, desde Currantessinfronteras queremos insistir en lo vital que es hacerte un seguro médico antes de ir a Estados Unidos. Por un problema de salud no muy grave, o un simple ingreso hospitalario (descontando los tratamientos y las pruebas diagnósticas) te pueden cobrar miles de dólares.

En resumen, es impresicindible que en el momento de poner el pie en los Estados Unidos cuentes con una cobertura sanitaria adecuada. Y por adecuada nos referimos a que te cerciores bien de lo que tu seguro cubre realmente en Estados Unidos los tratamientos médicos que supones. El precio de la atención médica es exorbitado y probablemente tendrás que ampliar la cobertura de tu seguro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *