Alojamiento en USA

Un panorama diverso

 Estados Unidos tiene una densidad de población similar a la de Castilla y León. Buena parte de su territorio está escasamente habitado, por lo que buscar alojamiento en USA no debería ser demasiado difícil. Pero la situación se complica, y mucho, cuando buscas un techo en una de las grandes ciudades, como Nueva York, Los Ángeles o San Francisco.

En estos casos, las zonas más asequibles se encuentran a gran distancia del centro, y puedes perder mucho tiempo cada día viajando a tu puesto de trabajo. También son determinantes en el precio otros factores, como el índice de delincuencia de un determinado barrio o los servicios de que dispone, como son el transporte o las escuelas. Recordemos que Estados Unidos es un país con grandes diferencias sociales.

Los estadounidenses acostumbran a vivir en casas unifamiliares, pisos y condiminios (condominium). Estos últimos son similares a los apartamentos, pero tienen servicios comunes, como zonas verdes o piscina. Otra alternativa son los co-op, una especie de condominios, pero en régimen de propiedad cooperativa. En las ciudades puedes también encontrar estudios, llamados studio, bachelor o efficiency.

Comienza la búsqueda

Te aconsejamos que empieces la búsqueda desde tu país, antes de llegar a los Estados Unidos. Nosotros te ofrecemos los recursos.

Si piensas llevar a tu familia, es mejor que primero vayas tú solo, a tantear el terreno y buscar un techo, y después se reúnan los demás contigo.

Mientras buscas una vivienda, puedes quedarte en un alojamiento temporal. Los moteles son una forma de alojamiento asequible, y las habitaciones suelen estar limpias, aunque se encuentran en las afueras de las ciudades. Si buscas un hotel en la ciudad, puede resultar bastante caro, sobre todo en las grandes ciudades. Pero algunos establecimientos hosteleros, como ciertos hoteles, aparthoteles, albergues o pensiones, pueden tener tarifas especiales por semanas o meses, para estancias de larga duración. 

Aquí te ofrecemos una web de albergues y alojamientos económicos. El sitio está en español:

http://es.hostelbookers.com/albergues/estados-unidos/

 

Alquiler

El coste de un alquiler suele suponer un tercio de los ingresos medios en Estados Unidos. Pero este porcentaje se eleva hasta el 50% en el caso de las grandes ciudades.

La demanda de vivienda puede variar considerablemente según épocas del año. En marzo-abril, y septiembre-octubre, los comienzos de los semetres académicos, se produce una gran demanda que puede dificultar tu búsqueda. Intenta ver gran cantidad de inmuebles antes de decidirte, para conocer mejor el mercado y encontrarte con más oportunidades

Las viviendas se miden en pies cuadrados (se transforman a metros multiplicando por 0,0929) y se suelen ofrecer sin amueblar, aunque esta circunstancia queda especificada en el anuncio. Al instalarte en una vivienda sin amueblar, lo normal es que encuentres el equipamiento básico de la cocina y los casquillos de las bombillas. Asimismo, los edificios anteriores a los años 50 están provistos de una lavandería común, con lavadoras y secadoras.

En los anuncios, el número de habitaciones se refiere al de dormitorios, pero en todo caso debes asegurarte de que no incluye baños o cocina, porque algunos propietarios pueden intentar engañarte.

Los alquileres incluyen a veces algunos gastos, como el gas o el agua caliente. Pero algunos extras pueden quedar excluidos, como el mantenimiento, o quitar la nieve (el contrato puede obligarte a quitarla tú mismo).

A la hora de firmar un contrato, asegúrate de leer bien la letra pequeña. Muchos propietarios pueden exigirte un periodo de permanencia de hasta un año. Asimismo, en muchas ciudades existen leyes que fijan un alquiler máximo, en función del tamaño y la ubicación de la vivienda. Es recomendable que te informes de esta circunstancia en la ciudad en la que buscas piso. En ocasiones, la cuantía de este límite legal está muy por debajo de lo que querría cobrar el propietario del inmueble. Sin embargo, estas leyes sólo se aplican a las viviendas que se ofrecen en alquiler sin amueblar. De todos modos, sobre todo en los alquileres caros, es posible que puedas negociar el precio.

Por último, antes de formalizar un contrato, es habitual que el propietario te solicite tu historial crediticio. De esta manera el propietario estima si podrás o no pagar el alquiler.

 

En la web

A continuación te presentamos algunos recursos para emprender tu búsqueda. La mayoría de estas webs pertenecen a revistas especializadas en anuncios:

  • http://www.forrent.com/ (inglés): un importante buscador, cuyas referencias son la localización geográfica, el precio, y el número de dormitorios y de baños. Se anuncia a sí mismo como el sitio líder en apartamentos de todo el país.    
  • http://www.pararentar.com (español): es la web oficial de la revista Apartamentos para rentar. Esta web aparece como la versión hispana de Forrent.
  • http://www.homes.com (inglés): este sitio tiene listadas casi 3 millones de viviendas. Antes de comenzar la búsqueda debes elegir si es para alquiler o para compra.
  • http://www.apartmentguide.com/ (inglés): en esta web encontrarás miles de apartamentos de alquiler. La búsqueda se realiza por zonas
  • http://apartments.com/ (inglés): este sitio realiza la búsqueda por los mismos criterios: localización geográfica, rango de precios, número de dormitorios y número de baños.

Anuncios clasificados en USA

 Los periódicos acostumbran a publicar los anuncios clasificados (Classified Section) o anuncios de alquiler (Appartments for rent) en la edición de fin de semana. En algunas publicaciones, la edición dominical (por ejemplo New York Sundial Times) está a la venta ya el sábado por la tarde. Si la compras nada más salir a la venta, puedes adelantarte a muchos competidores, sobre todo en las épocas de mayor ebullición del mercado de alquiler (marzo-abril o septiembre-octubre). 

Asimismo, puedes consultar las publicaciones especializadas en anuncios, cuyas webs aparecen arriba, y que puedes encontrar en los puestos de prensa. Son muy conocidas For Rent y Apartment Guide.

Compartir piso

Una forma barata de alomiento, sobre todo si eres joven o estudiante. Es interesante, porque te permite relacionarte con otras personas, integrarte y mejorar tu idioma, lo cual siempre es interesante. Además, recuerda que en Estados Unidos una de las formas más eficaces de encontrar empleo son los contactos personales.

A veces ocurre que es un inquilino el que te subarrienda una parte del alquiler, y no el verdadero propietario. Esto es muy frecuente, y has de saber que en este caso tienes una menor protección legal; por ejemplo, el inquilino que te subarrienda puede echarte del piso si lo desea. Por supuesto, las ventajas son pagar menos y disponer de compañía, si gustas de tenerla. Así que eres tú, en última instancia, quien debe elegir.

También es posible negociar el alquiler compartido directamente con el propietario. En ese caso, deberías figurar tú también en el contrato de alquiler.

Antes de firmar por un piso compartido, deberías asegurarte de que eres compatible con tus compañeros. Tendréis que tener muy claro cosas como la higiene, el estado del cuarto de baño, ruido, animales o si fumas. Es mejor que estas cosas las hables con tus futuros compañeros antes de firmar el contrato.

¿Agentes inmobiliarios?

No es frecuente acudir a una inmobiliaria en busca de un piso en alquiler, -su especialidad son las ventas-, pero puede hacerse.

Es un medio más eficaz, pero más caro. Normalmente te cobraran una comisión en el momento de firmar el contrato. La cuantía de la misma suele ascender a uno o dos meses de alquiler, pero no más.

Si te solicitan un pago por anticipado, desconfía. Lo normal es cobrar en el momento de firmar el contrato.

Contrato de alquiler

Es muy recomendable que leas bien todo el contrato antes de firmar. Éste debe incluir los siguientes puntos:

  • Importe de la fianza
  • Importe del alquiler
  • Duración del contrato
  • Normativa del edificio y cláusulas especiales
  • Suministros y servicios
  • Condiciones para la subida del alquiler

En el contrato, el alquiler se llama rent y los gastos comunitarios figuran como utilities. Todo ello en su conjunto, es decir, la cuantía total que tendrás que pagar cada mes, se llama gross rent.

Respecto a la fianza, su función es cubrir los posibles desperfectos que puedas ocasionar  en el piso. Si no ha pasado nada, te será devuelta al finalizar el alquiler.  Es habitual, en muchos estados, depositar la fianza en una cuenta  de ahorro para que genere intereses, y al concluir el contrato se devuelve incrementada al inquilino.

Si te alquilan un piso amueblado, es habitual que el propietario haga un inventario de todos los bienes que hay en él. Dicho inventario lo firmaréis los dos junto con el contrato, y al finalizar el contrato, cuando tengas que abandonar el piso, se comprobará en qué condiciones se encuentra todo. Es aconsejable que esta revisión la hagáis los dos juntos, el propietario y tú, y que tomes fotos de todos los desperfectos.

En cuanto a las normas comunitarias, estas suelen figurar incluidas en el contrato, en un anexo llamado generalmente building rules. En los edificios de cierto tamaño existe un encargado que vela por su cumplimiento, y porque todo marche correctamente, llamado manager.

Las normativas suelen hacer hincapié en temas como el ruido o la limpieza de zonas comunes, estipulando los días.

Otro tema que hay que conocer de antemano es la tenencia de animales, tema que debes tratar con el propietario antes de entrar a vivir en el piso, o si decides adoptar un animal durante tu estancia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *