Vida en Noruega

El día a día en Noruega

Los antiguos vikingos son ahora gentes por lo general serias y organizadas, muy autónomas y poco permeables a las influencias exteriores. Echar raíces en la sociedad noruega no es fácil, pero aquí te aportamos algunas claves para que adaptes lo más pronto posible a la vida en noruega.

Precios en Noruega

Noruega es una de los países más caros del mundo. Desde Currantessinfronteras recomendamos emigrar a Noruega con un contrato de trabajo, o en su defecto, disponer de ahorros suficientes para sostenerte durante varios meses mientras buscas empleo.

Los precios en Noruega, de acuerdo con nuestras estimaciones, son un 216 % mayores que los precios españoles. Este cálculo lo realizamos comparando el precio medio de 14 productos y servicios básicos noruegos, con sus equivalentes españoles.

Producto ciudad Oslo Bergen Stavanger
Alquiler de un piso de 3 hab. en el centro 2200 € 2100 € 2800 €
Alquiler de un piso de 3 hab. fuera del centro 1650 € 1670 € 2200 €
Alquiler de un piso de 1 hab. fuera del centro 960 € 900 € 1200 €
500 g. de pan 2,93 € 3,16 € 3,29 €
1 litro de leche 1,77 € 1,71 € 1,81 €
1 kg de arroz 2,44 € 2,58 € 3,03 €
1 kg de tomates 2,95 € 3,19 € 3,23 €
Un café Capuccino en un bar 3,97 € 4,49 € 4,70 €
Un tercio de cerveza 8,4 € 9,16 € 8,98 €
Una comida en un restaurante medio 16,77 € 15,01 € 19,47 €
Pantalón Levis 110 € 105 € 100 €
Vestido de verano 43 € 45 € 55 €
Billete sencillo de transporte público 3,59 € 3,47 € 3,83 €
Facturas de la luz, agua, gas y recogida de basuras 190 € 175 € 205 €
Internet (ADSL, 6 mb.) 37,85 € 37,30 € 40,37 €
1 litro de gasolina 1,74 € 1,79 € 1,80 €

 

Carácter noruego

Los noruegos son serios en el trabajo, formales y no les gusta andarse con rodeos. Son muy autosuficientes, y cuando se les hace un favor no les agrada quedarse en deuda; intentarán devolverlo lo más pronto posible.

La formalidad en el vestir es un tanto elástica. Muchas empresas admiten un cierto grado de informalidad en el atuendo. Los altos cargos a menudo llevan traje, especialmente en los largos meses de invierno, pero el atuendo se vuelve más informal durante el verano, a veces incluso deportivo. Durante esos meses los hombres llevan suéters en lugar de traje y corbata, y las mujeres vestidos o conjuntos.

En general, la etiqueta en el puesto de trabajo es informal. A diferencia de la mayor parte de Europa, y similarmente a como ocurre en España en los últimos tiempos, es habitual dirigirse a un compañero, o incluso a un superior, por su nombre de pila.

El horario de trabajo suele ser de las 8 a las 16 horas. Los noruegos suelen almorzar poco y deprisa, a veces en su mismo puesto de trabajo, otras junto con sus compañeros en la cafetería.

Bergen 

Cuestión de género

En Noruega se da una gran paridad entre géneros, tanto en sueldo como en consideración social. En los últimos años el gobierno noruego ha apostado fuerte en ese sentido, facilitando la contratación de numerosas profesionales extranjeras, cualificadas y procedentes de grandes compañías, para que puedan probar su valía en el país nórdico.

Gastronomía y comidas

Por sus condiciones climatológicas y orográficas, la cocina noruega se fundamenta en los productos del mar y la caza. Su aportación más universal es el salmón ahumado, pero los noruegos también consumen y exportan otras especies marinas, como mariscos, bacalao, arenques, caballa o sardina. Con esta enorme variedad de pescados eslaboran platos como el Rakfisk (trucha fermentada), el Lutefisk (elaborado con bacalao) o el gravlaks (aperitivos de salmón curado con sal, azúcar o eneldo). La carne de ballena es una rareza, debido a las prohibiciones internacionales impuestas a su caza, pero su consumo no está mal visto entre los noruegos.

Noruega no es un país únicamente de mar, sino también de montaña, por lo que podemos encontrar una profusión de carnes. Muchas de ellas proceden de la caza, como el alce, el reno o las aves salvajes, pero también encontramos cordero, con el que se prepara el guisado Farikal, o pinnekjot, con las costillas ahumadas y a veces curadas del mismo animal. Como resultado de esta abundancia cárnica, Noruega disfruta de una gran variedad de salchichas y embutidos.

Las siguientes son las comidas habituales a lo largo del día:

  • Frokost (desayuno), entre las 6 y las 8 de la mañana: la primera comida del día es abundante y variada. Es habitual desayunar café, leche o té, acompañados con tostadas con una amplia variedad de mantequillas y mermeladas. No es raro que aparezcan salchichas y en ocasiones pescado.
  • Lunsj (almuerzo), de 10.30 a 12: acostumbra a ser una comida ligera, más aún en un día de trabajo, y suelen protagonizarla sandwiches abiertos acompañados por café o cerveza.
  • Middag (cena), hacia las 4 de la tarde: a diferencia del almuerzo, es una comida caliente y más copiosa. Es difícil establecer un modelo de cena noruega, porque en ella podemos encontrar carnes, pescado o sopas, junto con nutridos postres.
  • Kveldsmat, de 7 a 8 de la tarde: si la cena no ha sido lo bastante contundente, los noruegos comen algo antes de acostarse. Las posibilidades son variadas y dependen del gusto de cada uno, pero algunas opciones habituales son una rebanada de pan con queso, o un bol de cereales.

Deportes

Los noruegos son grandes amantes de los deportes y la naturaleza. Dedican un tiempo importante a entrenar, y gustan mucho de los deportes al aire libre. Recordemos que Noruega es un país privilegiado por la naturaleza, con paisajes espectáculares que sus habitantes aprovechan siempre que pueden para practicar esquí, golf, ciclismo o equitación, sin olvidar deportes de agua como el submarinismo, el piragüismo o el rafting. Como buenos vikingos que son, los noruegos gustan mucho de la navegación, y muchos de ellos disponen de barcos de recreo particulares.

Festividades

Una importante y ancestral festividad es San Juan. Los noruegos encienden grandes hogueras y celebran cenas y bailes típicos. Es la época en la que el sol de medianoche se encuentra en su máximo apogeo.

Con un carácter más patriótico, el día 17 de mayo los noruegos celebran su día nacional. En esta fiesta, instituida por el escritor romántico Henrik Wergeland, los noruegos salen a las calles, y un río de desfiles, música y banderas inundan las ciudades y pueblos. Muchos de los participantes de esta fiesta lucen los vistosos bunad, los trajes tradicionales noruegos.