Vida en Francia

El día a día en Francia

En medio de la vorágine que es la vida moderna en todos los países europeos, Francia no renuncia a cultivar la buena gastronomía y la exquisitez. También hay que recordar los aportes universales de la cultura francesa como son los derechos individuales, o su lema de libertad, igualdad y fraternidad, que son ya valores comunes a la humanidad. Tanto si pretendes ser un bon vivant, como si quieres dar la mejor imagen de ti a los franceses, esta sección te ayudará a conocer mejor la vida en Francia.

Precios en Francia

Los precios en Francia son un 132% más elevados que los españoles. El cálculo lo realizamos comparando porcentualmente los precios medios de tres ciudades galas con los de tres ciudades españolas.

En general, los precios son más caros en París que en otras ciudades, como se puede ver a continuación.

Producto ciudad  París  Lyon  Toulouse
Alquilar un piso de 3 hab. en el centro  2550 €  1140 €  1100 €
Alquilar un piso de 3 hab. fuera del centro  1780 €  820 €  750 €
Alquilar un piso de 1 hab. fuera del centro  810 €  450 €  390 €
500 g. de pan  1,55 €  1,28 €  1,08 €
1 litro de leche  1,15 €  0,83 €  0,84 €
1 kg. de arroz  1,87 €  2 €  2 €
1 kg. de tomates  3,11 €  2,31 €  1,74 €
Un café Capuccino  3,41 €  2,12 €  2,22 €
Un tercio de cerveza  5 €  3,55 €  5 €
Una comida en un restaurante medio  12 €  12 €  11 €
Pantalón Levis  91 €  85 €  90 €
Vestido de verano  34 €  45 €  35 €
Billete de transporte público  1,80 €  1,70 €  1,60 €
Factura de luz, agua, gas y recogida de basura  167 €  120 €  140 €
Internet (ADSL, 6 mb.)  30 €  31 €  28 €
1 litro de gasolina  1,64 €  1,51 €  1,48 €

 

Cultura francesa

Francia es la cuna de los ideales democráticos modernos. Su lema de libertad, igualdad y fraternidad es un orgullo nacional, así como lo es la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, y la menos conocida Declaración de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana que data también de finales del siglo XVIII. El país galo ha exportado al mundo su ideal de la libertad individual y los derechos civiles. Como Charles de Gaulle dijo una vez: sólo peligro puede unir a los franceses. No se puede imponer la unidad de la nada en un país que tiene 265 tipos diferentes de queso.

Otras características del pueblo galo es su gusto por el buen vivir, que se refleja en su rica gastronomía, y su respeto hacia las jerarquías, sobre todo en el mundo laboral.

Protocolo

Los franceses nunca tutean a los desconocidos. Prefieren usar las fórmulas vous, Madamme o Monsieur. Si no has sido invitado a ello, pueden interpretar el tuteo de manera ofensiva. Sólo si te lo piden puedes hacerlo o llamarles por su nombre.

Los saludos varían poco respecto a los españoles. Estrechar la mano en relaciones formales, sobre todo entre desconocidos, y besos en las mejillas entre hombre y mujeres o entre mujer y mujer, aunque en ocasiones los hombres también se besan en las mejillas entre amigos. El número de besos varía según regiones, y en algunas zonas se puede llegar a cuatro.

Cuando somos invitados a una casa es bueno llevar un detalle, unas flores, una botella de vino, pastelitos o un juguete para el niño.

Fromage-et-vin-rouge

Horarios y comidas

La cocina francesa es, junto con la mexicana y la mediterránea, una de las tres que ostentan la denominación de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. La variedad y el refinamiento son sus señas de identidad, y muchos identifican con ella la imagen de la alta cocina.

El confit de cannard, el chateau briand, los fromages o quesos (existe una denominación de origen de quesos para cada día del año), así como la viennoiserie (bollería) y los fabulosos vinos franceses, son sólo algunas muestras de su enorme riqueza. Sin embargo, las prisas del día a día, hacen que la cocina cotidiana sea más sencilla y funcional. Las comidas del día suelen ser como sigue:

  • Le petit déjeuner (desayuno): la primera comida del día gira en torno al café au lait (café con leche) acompañado por pain et confiture (baguetes de pan untadas con mermelada o mantequilla). Son tradicionales, especialmente en los días festivos, las piezas de bollería o viennoiserie, tales como los croissants o los brioches.
  • Déjeuner (almuerzo): tiene lugar al mediodía, entre las 12 y las 13 horas, y en su versión más completa consta de los siguientes platos:
        

    • Apéritif o aperitivo, que consta de una copa de vino dulce o mistela.
        

    • Hors d’oeuvre o entrée, el entrante, es un plato ligero, a menudo ensalada o sopas.
        

    • Plat de resistance o plat principal, donde la carne o el pescado suelen ser los protagonistas.
        

    • El fromage, el queso, se suele servir antes de los postres.
        

    • Dessert, o postre, que al igual que en España, consiste en fruta, lácteos u otros tipos de dulces.
        

    • Café, que en ocasiones se acompaña de un chorrito de licor.

No obstante, las prisas de la vida moderna hacen que el déjeuner sea una comida más sencilla y rápida, alejada de los convencionalismos tradicionales. 

  • Diner (cena): los franceses cenan más pronto que los españoles, alrededor de las 19 horas. Esta comida está ganando peso frente al déjeuner, y a menudo es una ocasión para reunirse con familiares o amigos. Sus platos se distribuyen de forma similar a los del déjeuner.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *