Leyes y sistema sanitario en Francia

Legislación laboral y sistema de salud en Francia

Te informamos sobre los contratos laborales, horarios y vacaciones y el desempleo, así como la forma de exportar la prestación española por desempleo. También descubrirás como funcionan los impuestos en Francia y la salud pública. En resumen, información clave sobre las leyes y el sistema sanitario en Francia.

Contratos en Francia

En Francia existen numerosas clases de contrato laboral. Veamos los cinco principales:

  • Contrato de duración indeterminada (Contrat à Durée Indéterminée): en él no se especifica una fecha de término. Este contrato puede ser cesado por decisión unilateral del empresario (motivos personales, económicos o jubilación), por el empleado (renuncia o jubilación) o por una causa de fuerza mayor externa a las partes.
  • Contrato de duración determinada (Contrat à Durée Déterminée): este contrato concluye con la ejecución de una tarea precisa y temporal, y solamente dentro de los casos enumerados por la ley. La duración mínima es de 18 meses, y puede prolongarse hasta los 36 meses. Este contrato debe realizarse siempre por escrito.
  • Contrato a tiempo parcial (Contrat à temps partiel) la jornada laboral es inferior a la convencional. En determinadas circunstancias las horas extraordinarias pueden dar derecho a exoneraciones en el impuesto de la renta o en la contribución a la seguridad social.  Este contrato debe figurar también por escrito.
  • Contrato temporal (Contrat temporaire): concluye con la ejecución de una tarea precisa y temporal, denominada misión. La duración máxima suele ser de 18 meses. Este es el contrato típico de las empresas de trabajo temporal, de manera que suele haber tres partes: el empleador, el trabajador y la agencia de empleo temporal.
  • Contrato intermitente (Contrat intermittent): este contrato alterna periodos trabajados y periodos de inactividad. Se utiliza para empleos muy concretos, aquellos que por convenio tienen esta peculiaridad, por ejemplo, en trabajos estacionales como es el caso de un monitor de esquí.

Jornada laboral y vacaciones

La leyes francesas establecen 35 horas semanales de trabajo. Este tiempo se puede incrementar con horas complementarias que en todo caso han de ser remuneradas o compensadas con tiempo de descanso.

Los franceses disfrutan de 2 días y medio de vacaciones por cada mes trabajado. Al cabo de un año esto asciende a 30 días. A ello se suman los 11 días de festividades oficiales que hay cada año.

Salario

El salario mínimo en Francia es de 9,22 euros/hora brutos. Esto supone al cabo del mes casi 1400 euros brutos.

En el caso de los jóvenes, menores de 17 años, el salario mínimo es un 10% inferior, si están contratados por menos de 6 meses, y un 20% si lo están por más de seis meses.

Respecto al salario medio, su cuantía en 2012 ronda los 2.700 eurosmensuales  para el conjunto de la población. Pero si eres un graduado universitario, puedes cobrar entre los 2760 y los 5520 €.

Prestaciones por desempleo

L’aide au retour à l’emploi (ARE), que es como se llama la prestación por desempleo francesa, es abonada el Pôle d’emploi a aquellos trabajadores que han perdido su empleo después de haber cotizado al menos cuatro meses. La cuantía de esta prestación asciende, según los casos, a un porcentaje entre el 40% y el 57% del salario de referencia.

En los casos en los que el desempleado no tiene derecho a esta prestación puede solicitar otras prestaciones de carácter más asistencial. Según las circunstancias del solicitantes son las siguientes: allocation temporaire d’attent (ATA), allocation de solidarité spécifique (ASS) o allocation transitoire de solidarité.

Exportar la prestación por desempleo española

Los ciudadanos que se encuentren cobrando la prestación por desempleo española pueden exportar este derecho a Francia. Allí seguirán cobrando, pero sólo durante tres meses como máximo, prorrogables a otros tres.

Los pasos son los siguientes:

  1. Antes de irte a Francia, hay que solicitar el formulario U2 en la oficina de empleo.
  2. Una vez en Francia, presentarlo en la oficina del Pôle Emploi en un plazo máximo de 7 días desde la llegada al país. Atención, es aconsejable pedir turno en el Pôle Emploi desde España, porque a lo mejor te lo conceden para un término superior a 7 días.

Impuestos

En Francia el empresario no realiza retención del IRPF sobre la nómina del empleado. Es el propio trabajador el que declara sus ingresos a la administración y efectúa el pago de este impuesto, llamado impôt sur la revenue.

La administración enviará a tu domicilio, cada año, un impreso especificando las retenciones. El pago se realizará en septiembre el primer año que trabajes en Francia. Los restantes años se hará efectivo en febrero.

Existe la opción de pagarlo en varias cuotas, con periodicidad mensual, o en tres pagos que se reparten a lo largo del año.

Los tipos impositivos eran los siguientes en 2010:

  • Menos de 5.963 euros anuales, no se tributa cantidad alguna.
  • De 5.963 a 11.896 euros es retenido el 5,5%.
  • De 11.897 euros a 26.420 el 14%.
  • De 26.421 a 70830 euros, el 30%
  • De 70.830 euros en adelante se tributa el 41%

Otro impuesto importante es el TVA, el IVA francés. Cabe destacar que fueron los franceses los que inventaron este impuesto sobre las transacciones económicas, en los años 50 del siglo pasado, y rápidamente fue adoptado por otros países.

Existen varios tipos impositivos, según el bien o servicio que se grava:

  • Con carácter general, se aplica un TVA del 19,6%.
  • Desde enero de 2012 se aplica una tasa del 7% a ciertos productos y servicios, que enumera la ley 2011-1978 du 28 décembre 2011.
  • Los productos alimentarios, artículos para personas con discapacidad y ciertos contratos de energía, entre otros, son gravados con un 5%.
  • Los medicamentos reembolsables por la seguridad social, y otros, tributan un 2,1% de su valor.

Dos impuestos de carácter social son el CSG (Contribución Social General) y el CRDS (Contribución para el reembolso de la deuda social). Sus tipos impositivos oscilan entre el 6 y el 8% de la renta, en el caso del CSG, el 0,5% en el del CRDS. Los pensionistas disfrutan de tipos reducidos de estos impuestos.

Estos dos impuestos sirven para sustentar el sistema de Seguridad Social francés.

Existen otros gravámenes, sobre la vivienda, impuestos locales, impuesto de circulación y canon audiovisual.

Sistema sanitario en Francia

Es recomendable, al desplazarse a otro país comunitario, obtener la TSE (Tarjeta Sanitaria Europea). Este documento se puede obtener en España en cualquiera de los centros CAISS, Centros de Atención e Información de la Seguridad Social.

Si utilizas la TSE o un seguro internacional, seguramente te hará falta pagar igual la consulta in situ. Asegúrate de guardar todas las facturas, para luego poder solicitar el reembolso.

En cuanto al sistema sanitario francés, funciona con un sistema de copago: el paciente (inscrito en el seguro social francés) embolsa la consulta en el momento, y luego envía el recibo a la administración. Esta devuelve el 70% del coste de la consulta, por lo que el paciente acaba pagando un 30%, más un euro por cada atención médica.

Pongamos el ejemplo de un médico generalista. Una consulta con él suele costar 23 euros (25 euros si es un especialista). De esa cantidad, la seguridad social cubre 16,10 euros, que es el 70%, menos un euro, y así el paciente acaba desembolsando 7,90 euros. Esta cantidad se llama Tique Moderador (Ticket Moderateur).

Muchos franceses contratan seguros privados, para cubrir el coste del Ticket Moderateur.

Esta forma de pago se aplica a la mayoría de los servicios médicos, cada uno con su coste diferente. Las urgencias, en cambio son gratuitas, pero no la hospitalización, que también supone una cantidad diaria.

 

© Copyright 2012 Currarentessinfronteras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *