Leyes y sistema sanitario en Brasil

Legislación laboral y sistema de salud en Brasil

Aquí te presentamos información clave sobre los tipos de contrato en Brasil, horario y vacaciones, salario, así como los impuestos en Brasil, que son más complejos que en otros países, y el sistema de salud. En resumen, lo que necesitas saber sobre las leyes y el sistema sanitario en Brasil.

Contratos en Brasil

En Brasil los contratos de trabajo pueden ser verbales o por escrito. Aconsejamos que siempre sean por escrito, es más, para solicitar el visado te pedirán una copia del contrato.

Los contratos en Brasil pueden ser de dos tipos:

  • Determinado: en el contrato figura una fecha de finalización.
  • Indeterminado: el equivalente al contrato indefinido español.

Las cláusulas que han de figurar en todo contrato son:

  • Modalidad del contrato (las dichas en el párrafo anterior).
  • Si es un contrato determinado: fechas de inicio y fin.
  • Valor de la contraprestación recibidas por el empleado, es decir, el salario.
  • Días y horario de trabajo.
  • Periodos de descanso en la jornada y entre las jornadas.
  • Cargo que va a ocupar el empleado
  • Fecha de admisión

Asimismo, puede haber una serie de cláusulas accesorias, que tratan temas como las horas extra, beneficios de la empresa (por ejemplo seguros sanitarios), posibilidad de viajar, posibles prorrogas del contrato, etc...

En caso de baja por enfermedad o accidente, las leyes brasileñas establecen la suspensión del contrato a partir del decimosexto día de baja. A partir de este momento, es el estado el que paga una pensión, llamada auxilio de doença, a través del programa de Previdência Social.

Empleados extranjeros

La legislación brasileña protege a los trabajadores brasileños frente a la llegada de trabajadores extranjeros. Así, por ejemplo, en una empresa no puede haber más de 1/3 de los trabajadores de origen extranjero, ni los salarios pagados a estos pueden exceder el tercio de los beneficios de la empresa. Así, una empresa con 300 empleadores no podrá admitir a más de 100 trabajadores extranjeros, y si sus beneficios ascienden a 120.000 reales, los empleados foráneos no podrán percibir más de 40.000.

No obstante, la misma legislación garantiza la equidad entre los salarios de los empleados brasileños y los extranjeros.

Las leyes brasileñas estipulan también que los extranjeros tendrán un plazo de 90 días, contados desde su llegada al país, para inscribirse al PIS-PASEP (seguro de desempleo) y el CPF/MF (número de identificación fiscal). 

Salario

El salario mínimo interprofesional en Brasil es de 620 reales al mes; lo que equivale aproximadamente a unos 250 euros mensuales.

Es muy difícil, sin embargo, hablar de un salario medio en esta enorme potencia emergente. El crecimiento económico está proyectando los salarios de los profesionales especializados a la estratosfera, mientras que los trabajadores de otras esferas siguen percibiendo salarios equiparables a otros países suramericanos.

Veamos algunos ejemplos de posibles salarios mensuales:

  • Un Ingeniero eléctrico: cerca de 7.500 €
  • Director comercial: 16.000 €
  • Consultor jurídico: 6.000 €
  • Gerente comercial: cerca de 9.000 €
  • Un diputado: cerca de 50.000 €

Pero en el otro lado de la balanza:

  • Un maestro de escuela: apenas 300 €
  • Un obrero de la construcción: 600 € de salario base, y creciendo

También hay que tener en cuenta que los precios están experimentando un fuerte auge, y las mayores ciudades de Brasil se cuentan entre las más caras de América. Puedes consultar los precios de Brasil en nuestro apartado de Vida y Costumbres.

Horario y vacaciones en Brasil

Las leyes brasileñas (A CF 1988 art. 7º inciso XIII e CLT art. 58) fijan una jornada laboral de 8 horas diarias y 44 horas semanales. También reconocen la posibilidad de ampliar la jornada con horas extra, pero estas no pueden exceder las 2 horas diarias.

En todo caso, las horas extras tendrán que ser pagadas como tales, descontadas de otro día de trabajo o, en casos de fuerza mayor, no pagadas por cuantía menor que una hora normal de trabajo.

Las otras extra se pactarán por escrito entre el empresario y el empleado, en un documento llamado acordo de prorrogaçao.

Por otra parte, los contratos a tiempo parcial, fiján un máximo de 25 horas semanales para tal modalidad de empleo. En este caso, los trabajadores no podrán realizar horas extra.

En cuanto a las vacaciones, los trabajadores brasileños disfrutan por ley de 30 días consecutivos al año. Durante ese periodo su salario se incrementará en un tercio.

No obstante, las faltas injustificadas al trabajo pueden reducir el tiempo de vacaciones. Pero en este aspecto la ley es bastante considerada con el trabajador, puesto que se empiezan a descontar vacaciones únicamente cuando ha habido más de 5 faltas sin justificar en el último año. La ley establece claramente cuantos días de vacaciones se pierden por número de faltas. El máximo son 12 días de vacaciones perdidos, cuando has faltado al trabajo  más de 32 días.

Impuestos en Brasil

El sistemas tributario de Brasil es muy complejo, puesto que consta de 87 impuestos diferentes.No obstante, a pesar de su complejidad, estos impuestos financian unos programas sociales que han sido aplaudidos internacionalmente por su capacidad para reducir la pobreza en Brasil.

En la siguiente web gubernamental puedes consultar la lista completa de los impuestos. De todos modos, aquí te presentamos un resumen de los impuestos más extendidos: 

  • Imposto de renda de pessoa física: similar al IRPF español; cada ciudadano ha de presentar una Declaración de la Renta, llamada en Brasil DAA (Declaraçao d'Ajuste Anual), una vez al año.
    También al igual que en España, la Hacienda brasileña facilita un programa por internet para elaborarla y presentarla. 

Los tipos impositivos se aplican sobre tramos de renta, tal como recoge la siguiente tabla, actualizada en 2012:

Ingresos anuales Equivalencia en euros Retención
Hasta 18.799,32 R$ hasta unos 7.500 € Ninguna
De 18.799,32 a 28.174,20 R$ De 7.500 a 11.300 € aprox. 7,5%
De 28.174,20 a 37.566,12 R$ De 11.300 a 15.100 € aprox. 15%
De 37.566,12 a 46.939,56 R$ De 15.100 a 19.000 € aprox. 22,5%
A partir de 46.939,56 R$ A partir de 19.000 € 27,5%

 

  • Imposto de renda de pessoa jurídica: este impuesto es específico para las empresas. Toda sociedad está obligada a tributar el 15% de sus beneficios, cuando estos no alcancen los 240.000 R$ al año (unos 97.000 €). Por encima de esta cantidad, se aplica un 10% adicional.
  • Impuestos al consumo: en Brasil no existe un equivalente a nuestro IVA. En su lugar hay varios impuestos diferentes.
           

      • IPI o impuesto sobre productos industriales: el tipo impositivo varia enormemente según el producto, y es más alto cuando se trata de productos importados. Puedes consultar las retenciones aplicada en la tabla TIPI, que puedes descargar de esta web de la Hacienda brasileña.
           

       

      • ICMS, el impuesto sobre circulación de mercancias y servicios, puede variar del 7 al 18% del precio del producto.

       

    • ISS, el impuesto sobre servicios de cualquier naturaleza, cuyos tipos oscilan entre el 2 y el 7%
  • CSLL o Contribuçao Social sobre o Lucro Líquido: las empresas están obligadas a pagar el 9% de sus beneficios bajo este concepto tributario.
  • PIS/PASEP: el Programa de Integraçao Social y el Programa de Formaçao do Patrimônio do Servidor Público se llevan un porcentaje inferior al 1%, de los beneficios todas las empresas, incluidos los bancos.
  • COFINS: este impuesto, cuyas siglas son Contribuçao para o Financiamento da Seguridade Social, retiene el 3% de la facturación de las empresas.
  • Previdência Social, en castellano Seguridad Social: todos los trabajadores están obligados a contribuir con una parte de su salario. La siguiente tabla recoge las retenciones practicadas en 2012 a empleados:
Salario en reales Salario en euros Retención
Hasta 1.174,86 R$ Unos 480 € 8%
De 1.174,86 a 1958,10 R$ De 480 a 800 € aprox. 9%
A partir de 1958,10 R$ A partir de unos 800 € 11%

                   

Seguridad social en Brasil

La Previdência Social, que es como se conoce a la Seguridad Social en Brasil, ha alcanzado fama internacional por sus programas de lucha contra la pobreza. El más conocido es Bolsa Familia, que abona una pequeña mensualidad a las familias más pobres a cambio de que las madres busquen atención médica durante el embarazo, de escolarizar a sus hijos, vacunarlos y que los adultos asistan a cursos de formación. Pero este es sólo uno de los muchos programas sociales que existen en Brasil. El año 2011, la presidenta Dilma Rousseff puso en marcha Bolsa Verde, un programa que pagará 40 € al mes a las familias más pobres del Amazonas a cambio de cuidar los bosques.

Además de los programas contra la pobreza, la Previdência Social ofrece los siguientes beneficios:

  • Pensión para trabajadores que hayan trabajado en condiciones perjudiciales para la salud o la integridad física
  • Pensión de jubilación: las edades para empezar a cobrarla varían entre mujeres y hombres, y entre laz zonas urbanas y rurales. Los valores extremos son 65 años para hombres del ámbito urbano, y 55 años para mujeres del medio rural.
  • Pensión por invalidez
  • Pensión por tiempo cotizando: para los hombres a partir de los 35 años cotizados, y para las mujeres a partir de 30.
  • Auxilio por accidente para trabajadores
  • Auxilio por dolencia
  • Auxilio por reclusión: a los familiares que dependen de los reclusos en prisión.
  • Pensión por muerte: para los familiares de un trabajador fallecido
  • Pensión especial para los afectados por la talidomida.
  • Salario-familia: una ayuda para aquellas familias con hijos que tienen ingresos inferiores a 915,05 R$ (unos 360 €).
  • Salario-maternidad: pensión de maternidad de 120 días de duración, que puede solicitarse un mes antes del parto.
  • Asistencia Social-BPC-LOAS: consiste en un subsidio para personas mayores o discapacitadas.

Sistema sanitario de Brasil

El Sistema Único de Saúde (Sistema Único de Salud), nació en 1988 con el objetivo de dar cobertura universal a todos los ciudadanos. Así pues, los brasileños disfrutan por ley de cobertura sanitaria universal y gratuita, que incluye el 90% del coste de los medicamentos.

En la práctica el 80% de los brasileños se benefician de él. El otro 20% hacen uso de seguros privados.

El SUS no está exento de problemas. Una deficiente financiación, y una gestión inadecuada de los recursos, provoca escasez de material e instrumental y desequilibrios en muchas zonas. Muchas de las competencias en sanidad han pasado a los gobiernos de los estados, de un modo similar a como lo han hecho en España con las comunidades autónomas. La ley obliga a los gobiernos de cada estado a financiar la sanidad con el 12% de sus presupuestos, y a los municipios a destinar el 15% de los suyos a este fin. Pero el hecho es que los municipios están cumpliendo mejor que los estados, y no es raro encontrar municipios que destinan el 30% a salud, mientras los estados destinan una parte de su 12% a la sanidad privada.

La sanidad privada es la opción de los ciudadanos más pudientes, y está gestionada también desde el estado por la Agencia Nacional de Saúde Suplementar. Este sistema, o nivel superior de la sanidad brasileña, ofrece unos servicios impecables, sin listas de espera ni escasez de material. Sin embargo, queda fuera de las posibilidades del 80% de los brasileños, que se benefician del SUS. Pero de todos modos, a la par que el resto del país, el SUS está creciendo y mejorando sus posibilidades, y es de esperar que en el futuro garantice una atención gratuita de calidad.

Desde Currantessinfronteras instamos a todos los que penséis instalaros en otro país, ya sea Brasil u otro cualquiera, a que os hagáis un seguro privado antes de emprender el viaje, y que tengáis bien claras todas sus coberturas.

 
© Copyright 2013 Currantessinfronteras.com